Aclaración sobre la página web en español

En el idioma seleccionado solo está disponible el contenido correspondiente al área de agricultura. Si desea continuar en este idioma será redirigido a la página de agricultura. El contenido completo de nuestra web está disponible en nuestro sitio global en los idiomas alemán e inglés.

Continuar Volver al sitio global

Descomposición en el suelo

Tras aplicar la cianamida cálcica, ésta se descompone en sucesivas etapas por acción de la humedad del suelo, obteniéndose cal y nitrógeno en forma de amonio disponible para las plantas.

En un primer paso, la cianamida cálcica se transforma en cal y cianamida. Esta cianamida sigue un proceso de descomposición hasta convertirse en urea y finalmente en amonio disponible para las plantas.

En contra de lo que a menudo se piensa, durante tal descomposición no se libera ningún gas cianuro tóxico. La cianamida, que es el producto intermedio más importante en esta reacción, permanece disuelta en el agua del suelo y es la responsable de los efectos adicionales del PERLKA®.

Una pequeña porción de la cianamida se transforma en diciandiamida (DCD) en el suelo. La DCD es bien conocida como inhibidora de la nitrificación. Eso significa que la transformación del nitrógeno de la forma de amonio a la forma de nitrato, se ralentiza de manera significativa al inhibir la DCD la actividad de las bacterias Nitrosomonas del suelo.

Esquema de la nitrificación: 

La diciandiamida inhibe únicamente la actividad de las bacterias Nitrosomonas; no inhibe la de las bacterias Nitrobacter. De ese modo, no se produce en el suelo una acumulación de nitritos que puedan dañar a las plantas.

Fase de descomposición y fase de fertilizante

Durante la fase de descomposición es cuando se producen los múltiples efectos adicionales del PERLKA®. Estos efectos duran en el suelo entre 8 y 14 días. La duración de esta fase depende de la humedad y la temperatura del suelo, la actividad microbiana, el contenido de materia orgánica y la dosis de aplicación.

Hay que destacar que tras los efectos sobre la sanidad del suelo, no permanece en el mismo ningún residuo nocivo. La cianamida se transforma completamente en formas de nitrógeno disponibles para las plantas, reforzando así el aporte nutricional que éstas reciben. La diciandiamida inhibidora de la nitrificación se descompone asimismo lentamente en urea. Eso significa que en último término todos los compuestos de calcio y nitrógeno están disponibles para la nutrición de las plantas sin que permanezca ningún residuo indeseable en el suelo.